10% Life Blog | Home Office | Mujer bebiendo café en su cama frente a laptop
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Debido al contexto actual muchas empresas o personas han visto su trabajo interrumpido hasta nuevo aviso. No obstante, otros se han unido a las filas del Home Office o Trabajo Remoto; esta nada novedosa práctica ha permitido que muchas personas independientes y empresas puedan seguir operando sin la necesidad de trasladarse a su habitual centro de labores, pero ¿Qué tan factible es llevarlo a cabo? ¿Qué esto no es solo para nómadas digitales o freelancers? En este artículo intentaré responder a estas interrogantes y brindarte algunos consejos en base a mi experiencia personal.

El home office, a diferencia de lo que piensa la mayoría, no es una simple moda, es una práctica cada vez más utilizada por diversas empresas, en su mayoría del rubro tecnológico, como Automattic ¿No te suena familiar este nombre? Pues es la empresa responsable de WordPress, Woocommerce y JetPack, y cuyos trabajadores radican en diversas partes del mundo trabajando de forma remota o como ellos lo llaman “trabajo distribuido“.

Entonces, si es una práctica común para muchas personas y empresas a nivel mundial ¿por qué no lo hace mi empresa? En Latino América, debido a temas culturales, esta práctica aún no está muy difundida o bien vista, pues para muchos empleadores o empresas un colaborador debe encontrarse en la oficina, aunque ya haya culminado sus labores y no esté haciendo nada es importante que este presente. ¿Te suene esa situación?

Volviendo a nuestro tema, si estás dentro de este grupo que debe mantenerse en casa por la cuarentena, pero debe seguir cumpliendo con su trabajo te comparto unos cuantos consejos que te pueden ayudar a mantener o mejorar tu productividad.

Crea un horario y síguelo

Si bien el trabajar desde casa puede sonar como lo más genial y fácil del mundo, déjame decirte que no podrías estar más equivocado (a). Lo que en realidad sucede al trabajar desde casa, es que toda la responsabilidad de cumplir y entregar ese trabajo recae sobre ti. Míralo como si fueses dueño de tu propia empresa y debes cumplir con tu cliente.

Es por ello, que el fijarte un horario y actividades claras es de vital importancia para que puedas desempeñarte con eficacia y no perder a ese importante “cliente”.

Define metas diarias

Otro aspecto importante es el tener clara la lista de objetivos que debes cumplir día a día. Estos pueden ser desde vender una determinada cantidad de servicios por teléfono, resolver errores en la web de la empresa o redactar un artículo para un cliente. Recuerda distribuir tus tareas y cumplir con esas metas diarias, pues si dejas siempre todo para mañana te toparás con la fecha de entrega teniendo la manos completamente vacías.

No te pongas TAN cómodo(a)

Cuando escuchas trabajo desde casa, seguro te imaginas a alguien en pijama frente a su laptop, con una taza de café y en la comodidad de su cama. Pero en realidad eso es lo peor que puedes hacer, pues acostumbras a tu cuerpo y mente a estar en cama o similar (lugar de descanso) durante tu horario de trabajo. Esto te generará un mal hábito y estarás más propenso a “tomar un pequeño descanso”, lo que es perjudicial para tu productividad. Así mismo, evita trabajar en pijama o ropa demasiado cómoda, tampoco es necesario que vayas de traje, pero recuerda que te encuentras en “la oficina”.

Define reglas de trabajo

Con esto me refiero a que si vives con tu familia o roomies, es importante que les pidas que no te interrumpan durante tu horario de trabajo. El hecho de trabajar desde casa no significa que no sea un trabajo de verdad; por ello, pídeles que respeten tu espacio y tiempos. Así mismo, evita las redes sociales (a menos que seas Community Manager o algo similar) y juegos, tanto en tu móvil como en tu computadora, para esto puedes usar apps o extensiones como StayFocusd que te impedirán ingresar a ciertas páginas durante el horario de oficina.

Crea un espacio de trabajo adecuado

Uno de los puntos más importante, quizá el más importante, es contar con un buen ambiente de trabajo. Procura tener buena iluminación, ventilación y una adecuada conexión a Internet; así mismo, evita las distracciones como la televisión o la Play en dicho ambiente. Procura usar una silla cómoda y tener todos tus útiles de oficina a la mano para que no te estés levantando constantemente y te auto sabotees.

Muchas gracias por haber llegado hasta el final de este artículo y espero que te haya resultado de mucha ayuda. Recuerda suscribirte al blog si te interesan estos temas y seguirme en mis redes para mayor contenido. Siéntete libre de enviarme cualquier consulta, sugerencia o si requieres ayuda con tu emprendimiento o proyecto que tengas a aurelio.denegri@10percentlife.blog o adenegri@lapaltamarketing.com, te deseo un excelente día.