A menos que tu emprendimiento o negocio aplique economías de escala, es decir, vendes en grandes volúmenes y a precios unitarios bajos gracias a que tus costos también lo son, no resulta para nada beneficioso competir con una estrategia basada en ofrecer el menor precio posible. En el presente artículo te comentaré el porqué no deberías enfrascarte en una guerra de precios contra tus competidores.

Antes de empezar, es importante señalar que estas no son reglas generales y cada negocio debe evaluar si su oferta de valor va acorde con los precios que han fijado para sus productos y/o servicios; pues la respuesta a la interrogante ‘¿debo bajar mis precios?’ no debe basarse en meras subjetividades, sino en variables reales del mercado y sector en el que se desarrolla. Así mismo, cabe resaltar que los siguientes puntos también aplica para trabajadores independientes (freelancers) de diversos sectores.

Arrastras a todo tu sector

10 percent life blog | post-its

Solo piénsalo por un momento, quizá la principal razón por la que terminas bajando tus precios, es por que haz escuchado que la empresa XYZ cobra menos que tú y ofrece “lo mismo”. Aquí hay 2 puntos a tomar en cuenta: bien la competencia ha encontrado la manera de mantener su margen sin disminuir su oferta de valor o para el cliente final lo que ofrecen ambas empresas no tiene ninguna otra diferencia más allá del precio. Por ende sería bueno evaluar si es posible reducir costos de producción sin afectar la calidad o mejorar la percepción de tus clientes (con evidencia) con respecto al producto o servicio que ofreces.

Ahora, retomando el hilo de este artículo, si simplemente reduces tus precios porque alguien más lo hace, solo estas marcando el inicio o la continuación de la “caída de varias fichas de domino”. Puesto que será solo cuestión de tiempo para que otras empresas empiecen a hacer lo mismo generando una devaluación de tu industria y su oferta. Al final solo perdurarán aquellas empresas que cuenten con una mayor espalda financiera que los respalde.

Perjudicas a tus empleados

10 percent life blog | hombre preocupado frente a computadora

Por un lado, una de las prácticas más comunes en las empresas que buscan competir por precios, es la de reducir sus costos y/o gastos, siendo muchas veces afectados los empleados de dichas empresas. Las reducciones más comunes suelen ser la de personal, de prestaciones o sueldos bajo la promesa de que “es solo algo temporal”. Por otro lado, está la contratación de personal menos capacitado para justificar una paga menor; aunque esto pueda impactar negativamente en el resultado final y por ende se empiezan a posicionar como una organización con productos de poca calidad.

De la misma forma en que las empresas que compiten por costos provocan una devaluación de su sector, el contratar personal al menor costo posible (sin considerar su grado de experiencia y capacitación) provoca que el personal que sí se encuentra capacitado opte por ganar menos o, en la mayoría de los casos, emigre a otro mercado que valore mejor sus aptitudes, la tan famosa “fuga de cerebros”. Dando como consecuencia que la industria local se estanque o sea percibida como de poca calidad en mercados extranjeros.

Llevas tu negocio a la quiebra

10 percent life blog | freelance estresado

Una de las razones por las que las empresas suelen desaparecer es por una mala estructura de costos, más aún si son empresas que buscan competir por costos y no por calidad. Esto debido a que mantener esa estrategia es difícil, por no decir imposible, para negocios nuevos o empresas que carecen del respaldo financiero que les permita soportar una guerra de precios con su competencia.

Con todo esto no quiero decirte que busques contratar a la empresa o empleado más costoso del mercado, sino que pienses 2 veces antes de calificar a un proveedor o empleado como ‘muy caro’, pues se debe considerar todos los costos, toda la inversión y el tiempo que esta persona o empresa realiza para poder brindar sus productos o servicios; así como, el valor que puede aportar para tu empresa o a ti como cliente.

Espero que este artículo te resulte útil y te motiven a continuar con tu negocio a pesar que parezca difícil o imposible a veces. Recuerda suscribirte a este blog si te interesan estos temas y seguirme en mis redes y en mi podcast para mayor contenido. Siéntete libre de enviarme cualquier consulta, sugerencia o si requieres ayuda con tu emprendimiento u organización personal a mi correo aurelio.denegri@10percentlife.blog o adenegri@lapaltamarketing.com, te deseo un excelente día.